Skip to content

El País v.s. Amnistía Internacional

1 octubre 2007

250px-actup-paris-01-zap-iran.jpg
Mahmud Asgari y Ayaz Marhoni, ahorcados por mantener relaciones sexuales entre ellos

¿Os suena, no? Hoy leo en El País lo siguiente:

“Los homosexuales no tenemos muchos problemas con las autoridades” […] “Incluso a veces es una ventaja”, bromea [un homosexual iraní] en referencia a que no tienen que justificar estar junto con su pareja como en el caso de los heterosexuales. También cuando celebran fiestas: “Como no hay mujeres, la policía no se mete tanto con nosotros, a no ser que sean multitudinarias”

Hay que tomar con cierta distancia los informes de Amnistía Internacional y Human Rights Watch [sobre la homosexualidad en Irán]”, advierte un diplomático europeo que acaba de elaborar un escrito sobre el asunto para su Gobierno. La reciente actualización del documento de la UE sobre derechos humanos en Irán concluye que “no hay persecución de homosexuales, aunque sigue siendo un tabú social”.

“Desde el advenimiento de la revolución islámica, no recuerdo ninguna ejecución de homosexuales debida sólo a un acto sexual consentido; ha habido ejecuciones, pero atribuidas a violaciones anales“, declaró el año pasado alguien tan poco sospechosa de connivencia con el régimen como la premio Nobel Shirín Ebadi. Tampoco desde entonces se han registrado ejecuciones de homosexuales. ¿Y los dos jóvenes colgados de una grúa en el verano de 2005? Sus imágenes dieron la vuelta al mundo ante la movilización de las organizaciones internacionales de derechos humanos. Más allá de la repulsa que merezca la pena de muerte y de la gravedad añadida de que uno de ellos fuera menor cuando sucedieron los hechos que se le imputaron, Mahmud Asgari y Ayaz Marhoni fueron condenados por violar a un niño de 13 años. Un repaso a las ejecuciones de homosexuales denunciadas en los últimos años revela que en todos los casos los reos estaban acusados de otros delitos (violación, asesinato, narcotráfico).

¡Uy, perdón! Rectificamos el anterior pie de foto:

Mahmud Asgari y Ayaz Marhoni, ahorcados por violar a un niño de 13 años, mientras los homosexuales son felices y comen perdices.

Sigo leyendo, pero esta vez una entrada de Como darle la vuelta:

El pasado invierno, Farsad conoció a Farsam. Tras un tiempo de noviazgo decidieron dar el paso y vivir juntos, para lo cual celebraron una pequeña fiesta junto a un grupo de amigos cercanos. Durante la fiesta, la policía entró en sus casas y detuvo a todos los presentes. Farsad y Farsam fueron apaleados brutalmente y sometidos a torturas durante días. Fueron acusados de defender la decadencia, la homosexualidad y la prostitución, y condenados a 80 latigazos. Los presentes en la fiesta fueron detenidos por segunda vez y sometidos a 60 latigazos cada uno.

latigazo.jpg
Farsad y Farsam con las marcas de los 80 latigazos

¡Uy! Mis disculpas, fe de erratas:

Amnistía Internacional y Human Rights Watch usan a dos violadores de un niño de 13 años para convertirlos en dos mártires asesinados sólo por amarse inocentemente entre ellos. Los homosexuales mientras tanto siguen siendo condenados por el simple hecho de serlo.

Conclusión, un cero a El País, que está tomando un cariz derechista insoportable, y un cero a las ONG’s que luchan por los derechos humanos en el mundo.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: