Skip to content

La televisión describe nuestra infancia

23 agosto 2007

En mi regreso a Burgos he tenido tiempo de encender la Televisión y tragarme horas y horas de Antena 3 Neox que casi siempre que la pongo están emitiendo UPA Dance o Shin Chan. Y es que es increíble lo afortunados que somos:

shinchanheidi.jpg

Mientras nosotros hemos crecido con Shin Chan, la generación de nuestros padres (~50 años) ha crecido con la alegre Heidi, y en vez de llorar con la gala final de Gran Hermano I, lo hicieron con la muerte de Chanquete. Y no me estoy quejando de la televisión actual.

Antiguamente hay que reconocer que la vida era un poco más dura, los vestigios de la etapa franquista aún permanecían, con lo cual los niños disfrutaban con series en las que todo era un musical, todo era bonito, alegre, feliz, aderezado con un par de desgracias que siempre terminan en buen puerto para coger audiencia. Esas series servían para que todos se refugiasen en ellas, como si fueran opio.

ghva.jpg

Ahora como nos lo dan todo hecho como dicen nuestros abuelos, queremos jactarnos de que lo bonito, alegre y feliz no son las series, sino nuestras vidas, con lo cual, preferimos ver las discusiones de Salsa Rosa, los gritos de Misae a Shin Chan, y el dedo acusador de Mercedes Milá en Gran Hermano. ¿Que necesitamos mas audiencia? Pues que Shin Chan enseñe el pene, o que emitan a Iván de GH saliendo de la ducha y haciendo el elefante. Y si nada de esto funciona, siempre les quedará mostrar a Boris Izaguirre enseñando a hacer la postura del ‘helicóptero’ con el invitado de turno de Crónicas Marcianas.

Esto no es signo de que nuestra sociedad vaya a peor, al contrario, atrás quedaron los malos tiempos en la Edad Media en los que los creyentes no dejaban de pensar en el futuro Cielo que les aguardaba después de sus desgraciadas vidas*, atrás quedaron los tiempos de las aventuras de Marco, de Sonrisas y lágrimas, de Lo que el viento se llevó… todos ellos espectáculos lacrimógenos en los que refugiarse. La televisión de ahora nos sirve para darnos cuenta de lo afortunados que somos mediante la humillación ajena.

[*Exageración aclaratoria, o quizás amarillista] 

Anuncios
13 comentarios leave one →
  1. Helen permalink
    23 agosto 2007 23:06

    Bruno temo decirte que aunque sólo nos llevemos dos años no pertenezco a tu generación sino a la anterior, al menos según tu descripción de ellas!
    Mis padres siempre controlaron la programación televisiva que veía y crecí con heidi y con chanquete. Y por eso tuve infancia.
    La televisión amarillista inculca la pérdida de valores como el respeto, la tolerancia, etc. A todas horas ponen programas en los que llevan a gente que es pagada a cambio de soportar todo tipo de vejaciones verbales y cualquier día caeremos en el error de tratar de ese modo a nuestros allegados, siempre nos podremos amparar en que estamos sinceros o, mejor todavía, enorgullecernos de nuestra estupidez. Porque al fin y al cabo, cuando vemos un programa rosa pensamos que estamos por encima de tanta mamarrachería y oye, somos lo que vemos.

    La programación actual sí es el opio del pueblo.

  2. 23 agosto 2007 23:35

    Yo he crecido con crónicas marcianas, y no enseño el pene cada vez que decae el ambiente.

    Creo que es un error tomar a la televisión como formadora de valores morales. La televisión es un elemento de ocio, al igual que los videojuegos mata-mata, y las revistas porno que todos escondemos debajo del colchón. Aunque quizás estas últimas a veces terminen siendo educativas.

    A lo que iba, que mírame a mí, fan fatal de los realities, y tampoco son tan mala persona ¿no?

    Besos.

  3. 24 agosto 2007 0:10

    Y cuando digo que no pondría televisión en casa si tuviera hijos, es mas que nada por la publicidad, que me parece tan perjudicial como para un cura el sexo.

    Besos.

  4. Anónimo permalink
    24 agosto 2007 20:04

    Tu saliste perfecto y más con esos gustos televisivos, pero seguramente haya niños menos juiciosos que no hayan tenido tanta suerte (se me ocurren muuuchos ejemplos).
    El tema es que un chaval de 7 años no tiene herramientas para diferenciar qué conductas se pueden imitar y cuáles no. La de que cuando decaiga el ambiente no hay que despelotarse es demasiado obvia pero el grueso de la televisión tiene efectos mucho más sutiles. Hay que proteger la infancia hombre.

    Tb cabe afirmar que la tv rosa es publicidad de un modo de vida amarillista y si no busco que mis hijos crezcan creyendo que tal o cual balleta, cuchilla de afeitar o marca de ropa es imprescindible en sus vidas, mucho menos voy a permitir que asocien la idea de triunfo a la suerte y la caradura, en lugar de al esfuerzo y la ética. O que el derecho de información al público se puede extender hasta el punto de que la intromisión en la intimidad de personas y sus familias. Creo que para que nuestros hijos desarrollen libremente su personalidad y dignidad hay que evitarles la visión de programas que afecten negativamente a ese proceso, una vez ellos sean capaces de desarrollar criterios propios (y no sólo reproducir los que encuentren) libre albedrío para todo quisqui ;)

    Los valores morales se forman en la familia y en la escuela pero me parece que la tele no vigilada se puede cargar el trabajo de padres y maestros..

    Y eso de que todos escondemos revistas porno bajo el colchón.. piensa el ladrón que todos son de su condición!!!

  5. Helen permalink
    24 agosto 2007 20:12

    Me ha salido anónimo pero era yoooo
    Confieso que aunque no tenga porno, sí veo telenovelas
    lo cual ya es suficientemente pernicioso..
    pero lo que tiene haberlas empezado a ver de mayor y no de niña es que no se me ha quedado grav/bado (mierda nunca me acuerdo) en el subconsciente que mi única misión en la vida es encontrar a un hombre guapo y rico, ni que si alguna vez me deja me tengo que suicidar, ni que quedarme embarazada es un gran método para conseguir que ese hombre que esta enamorado de la chacha pero al que tu quieres porque es guapo y rico (vuelta a lo anterior) se case contigo, ni que cuando me haga vieja tendré que tirarme al retrete porque ya no tendré validez como mujer, ni que lo de estudiar y trabajar es sólo hasta que consiga casarme y un largo etc.

    Ay Carmela

  6. 25 agosto 2007 3:52

    “La televisión de ahora nos sirve para darnos cuenta de lo afortunados que somos mediante la humillación ajena”

    Dios Bruno, ¡ME HA ENCANTADO ESTA FRASE!

    Durante mi infancia crecí con series como ‘Heidi’ o ‘La casa de la pradera’, mientras que en mi adolescencia el boom ‘gran hermano’ me dejó tocado de por vida.

    Me ha encantado tu visión de la historia de la televisión, Bruno, deja la puta Telemática y métete a periodista, filósofo o escritor!!!

  7. Anónimo permalink
    25 agosto 2007 16:34

    Secundo esa opinión de que vales una fortuna en el campo de la información, sin embargo tb en el de la telematica asik no la dejes!! Decidido: periodismo tu segunda carrera. Piensa en la de tios buenos en ese campus!!!!!!!

  8. Helen permalink
    25 agosto 2007 16:35

    jorr k soy elena, dale cn el anónimo..

  9. 25 agosto 2007 21:25

    Oh sí, Tíos Buenos en Getafe, Buenos, BUENORROS, y gays, MUCHOS GAYS. oh. Humm. Yes, yes, sí.

  10. 25 agosto 2007 21:44

    La que se tendría que meter a periodista (o al menos abrir un blog decente) es Elena, que es la única que es capaz de sacarme de la cabeza mis ideas extravagantes y situándome en la ‘normalidad’.¡Hasta con la monarquía! Y eso, creedme, tiene mucho, mucho mérito.

    Volviendo al tema anterior, sigo sin estar seguro si realmente la televisión influye tanto, si todos esos matices realmente se te quedan en la cabeza, o somos capaces de separar Televisión y Mundo Real. Yo nunca tuve cuidado a la hora de ver la ‘programación correcta’ Y sin embargo, me gusta comprar ropa de marca por influencia directa de mi tía, y no de Paris Hilton, y estoy acostumbrado a decir joder, hija de puta y zorra por vivir cuatro años en un colegio de tías, y no por ver una película sobre proxenetas y sus putitas.

    El caso es que tu comentario, Elena, me suena igual de lógico y obvio que el mío, asi que quizás esto debamos dejárselo a los profesionales ¿no?

    Abel, yo escribiré muy bien (es lo única cosa que me tengo muy creída) ya te dije que tu fotolog es de una calidad exquisita, y que deberías mudarte a algo mas ‘profesional’, como un blog de wordpress.com o bitacoras.com, aunque lo de los F/F tire mucho.

    Besos a todos!

  11. Helen permalink
    26 agosto 2007 18:05

    Brunillo este tema lo tenemos que dejar para un futuro debate cafetero porque está claro que tiene muchos matices.

    Lógicamente yo tb encuentro tu opinión coherente, sólo rebato por darle vidilla a los temas (y porque soy una discutona). En el mundo del periodismo yo sería un dolor debido a esa venilla censuradora que me pierdee..

    Último argumento que añado: para que mis hijos vean mundo prefiero mandarles a un colegio público (a conocer el crisol popular y cultural que sí es la vida real) en lugar de enchufarles a un mundo tv que en absoluto refleja “el mundo”, al menos el mundo en que yo vivo.

    Por cierto, creo que voy a acceder a tu requerimiento y abrir al comenzar el curso un blog… uuuuuh, me tendrás que ayudar a hacerlo que ya sabes que soy negada cn todo lo relativo al ordenadorrr

  12. Helen permalink
    26 agosto 2007 19:36

    Buff me acabo de dar cuenta de que eso del colegio público ha sobrado muchísimo y he vuelto para pedir perdón. Soy demasiado radical y me joroba. Espero que cuando abra el blog te pases muchísimo conmigo para compensar un poco..

    Nota mental: pedir este año a los reyes que me metan un poco de tolerancia en la azoteaa

  13. 26 agosto 2007 20:18

    En el fondo yo también saqué a relucir este tema por crear polémica sin estar aún muy convencido, si es que nos pueden las discusiones.

    ¿Por que te has pasado con lo del colegio público? Es una opinión como cualquier otra y que además yo comparto, aunque si quieres horrorizarte viendo mundo, métete a un colegio del Opus Dei, y di ‘Jo, tía’ y ‘osea’ tres veces en cada frase.

    No me pareces nada radical, lo que pasa es que tienes unas ideas muy fijas, pensadas y marcadas a hierro, mientras que yo a veces no las tengo y me gusta engullir la mayor cantidad de información para luego decidirme. Y doy mucho placer a la hora de discutir porque a veces me convencen.

    Y por lo demás, vete pensando en el nombre del blog porque con ese nombre vas a ser mundialmente famosa, lo estoy viendo.

    Besorros!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: